jueves, 24 de julio de 2014

Entre los miedos se cuelan ensoñaciones.

VIOLENCIA ANIMADA


Dentro de la serie desierto primitivo se encuentra la sub serie de los miedos que es una relación de estados de animo provocados por las circunstancias violentas que me a tocado vivir, conocer de viva voz de muchos amigos y familiares, claro, todo ello esta dentro de un procesos social y también lo pongo dentro de los mitos como paradigmas de actos y consecuencias, estos como ejemplos de hasta donde se puede ejercer la violencia sin darse cuenta como y  hasta donde se puede afectar a una persona o a una familia o a una nación.

Pasamos de largo muchos actos violentos o simientes de la violencia permanente que se producen  en una pareja o en una familia, entre un grupo de amigos. Los pequeños actos son síntomas y al mismo tiempo son candados como costumbres que se eternizan hasta que uno de los violentos o de los agredidos desaparece del plano. 
Las violencia evidente digamos que tiene su propio código, sale en periódicos y hablamos sin pudor sobre los actores, sin embargo las otras violencias, las calladas son las peligrosas, son las que horadan la piedra mas dura y son las que no tienen cartel en los medios, los actos cotidianos faltos de respeto, la agresión escondida en palabras amables y las personas sonrientes, gratas y amables en lo público que en lo privado se trasforman en monstruos violentos y agresores para sus parejas y para sus hijos o familiares próximos, el menosprecio por alguna condición física, etc., esto es el verdadero problema. La violencia de la pobreza diseñada, la educación deficiente y muchos mas casos constituyen un entorno de miedo e incertidumbre, de sinrazón y de superficialidad que impide la construcción de lo humano de manera permanente. Entorno de por si difícil que diariamente hay que enfrentar y buscar soluciones para construir  un entorno humanizaste y nutricio para uno mismo para nuestros allegados y así para la comunidad en donde nos encontramos. 







A la misteriosa    ( 1926 )

Robert Desnos

Tanto he soñado contigo que pierdes tu realidad.
¿Habrá tiempo para alcanzar ese cuerpo vivo
y besar sobre esa boca
el nacimiento de la voz que quiero?
Tanto he soñado contigo,
que mis brazos habituados a cruzarse
sobre mi pecho, abrazan tu sombra,
y tal vez ya no sepan adaptarse
al contorno de tu cuerpo.
Tanto he soñado contigo,
que seguramente ya no podré despertar.
Duermo de pie,
con mi pobre cuerpo ofrecido
a todas las apariencias
de la vida y del amor,  y tú, eres la única
que cuenta ahora para mí.
Más difícil me resultará tocar tu frente
y tus labios, que los primeros labios
y la primera frente que encuentre.
Y frente a la existencia real
de aquello que me obsesiona
desde hace días y años
seguramente me transformaré en sombra.
Tanto he soñado contigo,
tanto he hablado y caminado, que me tendí al lado
de tu sombra y de tu fantasma,
y por lo tanto,
ya no me queda sino ser fantasma
entre los fantasmas y cien veces más sombra
que la sombra que siempre pasea alegremente
por el cuadrante solar de tu vida.



Versión de Francisco de la Huerta