jueves, 2 de diciembre de 2010

Texto para exposición del GRUPO NEGRO

Grupo Negro
Frecuencias

El 24 de abril de 2003 se completa la secuencia del genoma humano. Tiempo atrás muchas personas han buscado los eslabones de la historia humana Gregor Menden en 186 da a conocer  su trabajo de investigación Experimentos sobre hibridación de plantas (Versuche über Plflanzenhybriden) en las actas de Proceedings of the Natural History Society of Brunn. Desde este momento al día de hoy los descubrimientos es este ramo nos han dado un mundo nuevo. Los ojos que ven contemplan un mundo que se a acortado, que está a tiro de piedra de los fenómenos de la herencia y la morfología de los humanos y de muchas especies. Algunos de los grandes mitos caen y otros se estremecen cuando podemos comprobar científicamente que compartimos la mayor parte de los genes con un chimpancé, y gran parte de ellos con una simple mosca.  El método científico es una de las herramientas más poderosas que el conocimiento humano a creado y nos da pista de lo que es y cómo puede reconstruirse ese mundo.  Aunado a este conocimiento tenemos otro, que por su naturaleza es difícil  de aprehender, de revisar, el arte es una fuente de conocimiento en sí, la imagen es pensamiento. Es un proceso de reflexión a propósito del mundo-realidad que  construye el autor y de tal manera las obras son un postulado de esta realidad, en un tiempo bien determinado, en un entorno concreto.  En esta metáfora quiero aproximarme a las reflexiones de los creadores con el mudo científico en dos sentidos: 1. La investigación-creación  artística no necesariamente debe transformarse en un producto entendible masivamente y consumible 2. La circunstancia histórica es determinante en la creación, trasformación y reflexión de  obra. Más allá de buscar referencias en los dos ámbitos en cuanto procesos e intenciones arte-ciencia cada una de las disciplinas resultan complementarias para el conocimiento humano
El Grupo Negro, sus cuatro integrantes, sus obras que se presentan son un ambiente, un entorno que afecta a los seres que se escabullen en los espacios en donde se ha construido este ambiente que esta engarzado a través de cuatro tradiciones, de cuatro reflexiones a propósito de lo que es la pintura y su tiempo y su espacio. Poco tienen que ver con las versiones decimonónicas de lo que es el arte abstracto, formalmente pueden relacionarse con diversos autores, aunque esta forma de aproximación y construcción genealógica muchas veces da cuenta solo del traje que porta el personaje y no de las intenciones que tiene al conversar.

¿Qué es esta intención-ambiente que podemos encontrar en las obras del Grupo Negro?
Podemos encontrar en cada uno de las obras una forma de hacer bien determinada, cada uno de los autores busca depurar sus  métodos de trabajo, dejando así, la huella de los procesos, teniendo estos un contenido más profundo que la técnica como medio. Los procesos son hacer y decir.
Chorrean en la tela los colores, son arrastrados por la herramienta primitiva, incluso hay huellas de pinceles en el óleo, o el acrílico usado. Es  entonces el ambiente que se crea en dos sentidos, uno con la reunión de la obra de los pintores, dos a la propuesta de la reunión de las obras por autor y tres a los micro ambientes de cada una de las obras. Entonces  tendremos que estar atentos a los por lo menos tres registros a los que nos vamos a enfrentar en el recorrido de la muestra. 

Entre los sonidos, las estructuras, y las temperaturas es a lo que estamos expuestos en este entorno variado y primigenio, sin un enlace con el “mundo real” tenemos que enfrentarnos a las posibilidades que nos dan cada una de las piezas. Estamos enfrentando la visibilidad de lo macro y lo micro del mundo cotidiano. El flujo en la gota de agua, el proceso capilar de las plantas o la escama de la piel de la mano. Un recuerdo del creador o la mancha de pintura que detona las sensaciones

Uno de los juegos que podremos encontrar son los sentidos de liquido-fluidez del material de color contrastando con  el de solidez-estabilidad en las obras construidas como acciones  para que estos seres pictóricos desarrollen las actividades propias del color. Es entonces cuando de nuevo la ciencia, las nuevas visiones que la ciencia ha dado en estos últimos tiempos me permiten construir un espacio natural más amplio al ver este ambiente-obra sin necesidad de historia, bueno solamente un poco de historia. Concentrarme en lo que son sin tener que justificar racionalmente su existencia con sesudas conversaciones y  referencias a mil libros.

No pienso en las propuestas pictóricas del siglo XX, sino en un mundo con una percepción más amplia en el sentido que la creación pictórica va mas allá de la posibilidad de representación física, (como arte abstracto o figurativo) incluso de la plasticidad y la pictoricidad sino que siendo obras que crean un ambiente dan la posibilidad de expresar  el movimiento interno, del pensamiento como construcción colectiva así como las sensaciones más básicas como el calor del sol o la temperatura y humedad al sumergir la mano a un pequeño charco en el desierto.