jueves, 5 de julio de 2007

Nanna Gallery

¨ Lo profundo y lo pequeño ¨

Miguel Ángel Ortiz Bonilla

Julio-Agosto 2007

La colección que presento esta vez en Nanna Gallery, lo profundo y lo pequeño es una selección de trabajos que mas que por el desarrollo del trabajo de manera sucesiva y lineal los he escogido por la relación que para mi tienen con dos aspectos muy próximos y sin embargo que viven en el lado poco iluminado de la vida cotidiana.

Lo profundo es lo que esta dentro del cuerpo, no sólo como materia o reacciones bioquímicas, sino como lo que se puede imaginar y construir a partir de los vastos descubrimientos en cuánto a los funcionamientos orgánicos que hace a penas unas décadas eran impensables. El desmenuzamiento del genoma que conlleva un sin fin de especulaciones en cuanto a la reconstrucción de la idea de la vida y en consecuencia las posturas éticas en cuanto a la manipulación genética.

En lo profundo también esta ese estado oscuro e insondable en donde se encuentran seres de otro tiempo, hipervínculos con el presente y el pasado, las bestias y los ángeles, trato de reconstruir pero de tan profundo que es sólo posible intuirlo.

Entre tanto lo pequeño me invita a estar en un espacio repleto de historias y posibilidades de existencias, los grandes, gigantes insectos frente a los seres microscópicos y el juguete de plástico barato. El universo del rededor se reconstruye en cada movimiento de los papeles y el reacomodo de los lápices y las tintas. El Universo de lo pequeño en completa interrelación con el gran universo, ese espacio que pertenece a la historia y a todos los hombres. Mi historia y cada historia enclaustrada en la burbuja del tiempo que podemos alcanzar a ver y sentir.

El camino y sus bifurcaciones posibilitan especular cuan vasta es la posibilidad de vida, sin embargo de este tanto de posibilidades solamente una es la que podremos recorrer, de arriba abajo, de izquierda a derecha, del futuro al ayer y luego otra vez mañana y hoy en cualquier tiempo. Miles de vidas hoy en mi existencia entre lo profundo y lo pequeño.

Miguel Ángel Ortiz Bonilla.

Tijuana, Baja California. Verano del 2007